Inicio > La sidra > Revista > Editorial LA SIDRA 166
Revista

Editorial LA SIDRA 166

Editorial

Comenzó el mes con la última jornada del VII Salón Internacional de les Sidres de Gala del que hay que destacar no solamente su éxito y la superación de los mejores objetivos, sino también el excelente papel realizado por los llagares asturianos en los Premios SISGA, alzándose con 18 de las 36 distinciones otorgadas, lo que tiene especial mérito tratándose de un jurado internacional formado por los propios llagareros participantes en el que lógicamente la presencia asturiana es minoritaria, sobre todo en esta edición en la que se ha contado con una importantísima participación de llagares de cuatro continentes: Europa, África, Asia y América.

E inmediatamente después ha comenzado Xixón de Sidre, uno de los eventos sidreros más emblemáticos que une con acierto a llagares y sidrerías a través de la gastronomía y la interacción social, con un acertado programa que facilita la participación popular y la integra en el proyecto haciéndonos ser protagonistas en lugar de meros consumidores. Un evento en el que la cultura asturiana de la sidra se ve potenciada en todas sus facetas y que reivindica también el papel de las sidrerías como espacio social.

Así mismo, ha sido muy destacada la presencia de la sidra y la manzana en el Festival de la Manzana de Villaviciosa, y coincidiendo con ella, el Concursu de Sidre Casero Mundo Collada, en el que los mejores llagareros tradicionales de 20 municipios asturianos han presentado su sidra ofreciendo una oportunidad única para probar sabores auténticos que a veces parecen perderse en los procesos de los llagares industriales. En este sentido la labor de la Asociación pal Fomentu de la Sidre Tradicional Asturiana -organizadora de dicho concurso y de los que lo preceden y seleccionan los representantes en el mismo- no puede ser más encomiable, y desde aquí reclamamos al “Principado” un apoyo real a estas iniciativas.

Está muy bien haber declarado la Cultura Asturiana de la Sidra como Bien de Interés Cultural, y estaría mejor si hubieran cumplido con su palabra y presentado su candidatura para ser reconocida como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, pero a lo que no pueden sustraerse es a su obligación de apoyar eventos y asociaciones como las que acabamos de mencionar, también, a l’Asociación d’Echaores, a los Concursos d’Echaores, al propio Muséu de la Sidre…. por muy bien que se estén haciendo las cosas, el apoyo institucional es imprescindible, y el “Principado” tiene que responder.

One thought on “Editorial LA SIDRA 166

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *