Entamu

El preciu la sidre torna a ser protagonista esti mes, pero nesta ocasión venceyáu a custiones fundamentales como la calidá del productu, la escelencia nel serviciu, y el so orixe autóctonu como valor añadíu y base de la economía identitaria.

Ye perimportante asitiar l’alderique nestos términos, porque de calidá hai enforma que falar, y ye bono qu’escomiencen a faelo los mesmos llagareros; porque la escelencia nel serviciu, siendo xeneralmente bona, ye ameyorable y escarez de sofitu normativu y formativu de resultes de la reinal dexadez del “Principado”; y l’orixe, porque siendo’l consumu de productos de prosimidá sofitu de la economía del país, tamién lo ye que nun puede reivindicase namás en beneficiu propiu y escaecese cuando afeuta al restu ¿Ónde se merca la mazana? ¿Ónde’l diseñu y la impresión d’etiquetes? ¿La publicidá, el marqueting, la comercializaora? ¿ú l’usu de la nuesa llingua?

Pa mayor entueyu la nueva llexislación española pa la sidre, con ser muncho más positiva que l’anterior, tamién resulta contradictoria en dellos puntos y nun paez que beneficie a tol mundiu. Son entueyos a les que tien que dir faciendo frente tol seutor, pero especialmente los llagareros, que son los principales dinamizaores del mesmu y que son los que más firmemente tán implicaos.

Pero con ser éstos retos importantes, el mayor problema col que s’enfrenta yá’l seutor ye col inasumible procesu d’emigración forzada de la mocedá asturiana. Les polítiques aplicaes n’Asturies tán trayendo de resultes -si nun ye l’oxetivu en sí- una auténtica sangría poblacional que provocó qu’en namás diez años ún de cada trés asturianos ente 18 y 34 se viere obligáu a dexar el país, una población similar a tou Avilés, pero precisamente de la franxa d’edá más activa socialmente y con mayor capacidá de consumu.

Cualisquier plantegamientu de futuru del seutor tien d’asumir esta perspeutiva a la que mos aboquen: un terrible descensu poblacional, un enforma mayor avieyamientu y una menor renta, lo que va suponer un amenorgamientu desproporcionáu de la capacidá de consumu internu, qu’anguañu absuerbe más del 90% de la produición de sidre natural.

Editorial

Empezamos este mes con buenas perspectivas, la presencia de la sidra en Madrid Fusión y en Enofusión han reivindicado nuevamente, y con fortuna, la categoría del producto, ayudando a superar ese malentendido complejo que hacía pasar a la sidra como hermana pobre del vino.

Importante labor de dignificación a la que también ha contribuido la presencia en FITUR, y de forma muy significativa la presentación -por fin- de la marca “Sidreríes d’Asturies. Calidad natural”. Cierto que lo normal sería haber hecho la presentación inicial en nuestro país, puesto que el interés principal de esta marca de calidad debiera ser para los asturianos, y es una cuestión de lógica hacer primero la presentación en casa que fuera, pero aún así, y pese a esta nueva muestra de falta de sensibilidad para con lo asturiano que caracteriza al “Principado”, hay que reconocer que la presentación en FITUR resultó un auténtico éxito y contribuyó de forma notable a esa dignificación de la sidra que nos resulta tan necesaria.

Otro éxito relevante fue la entrega de premios del X Concursu Semeyes LA SIDRA y la inauguración de la exposición. Su reconocimiento oficial por la Federación Estatal de Fotografía, la calidad de las fotos presentadas, la originalidad y la alta participación lo sitúan en un plano de referencia que validan su importante contribución a la cultura asturiana de la sidra.

No podemos tampoco dejar de mencionar el nuevo impulso de la DOP Sidra d’Asturies, no solo por lo que supone para ella la nueva marca de Sidreríes d’Asturies, en donde se garantiza necesariamente su presencia, sino porque todo parece indicar que se va a proceder a la necesaria ampliación de las variedades de manzana asturiana reconocidas para la misma. Es necesario, es un paso importante.

Y a medio plazo ya tenemos en ciernes la próxima inauguración de la temporada sidrera, con la Primer Sidre l’Añu, y el yá mítico Sidracrucis. Sí, Editoriaeste año las cosas parecen pintar bien.

Entamu

Escomencemos esti mes con bones perspeutives, la presencia de la sidre en Madrid Fusión y n’Enofusión reivindicaron nuevamente, y con fortuna, la categoría del productu, aidando a superar esi tracamundiáu complexu que faía pasar a la sidre como hermana probe del vinu.

Importante llabor de dignificación a la que tamién contribuyó la presencia en FITUR, y de forma bien significativo la presentación -por fin- de la marca “Sidreríes d’Asturies. Calidá natural”. Cierto que lo normal sedríe faer la presentación inicial nel nuesu país, darréu que l’interés principal d’esta marca de calidá tuviera de ser pa los asturianos, y ye una custión de llóxica faer primero la presentación en casa que fora, pero entá asina, y magar esta nueva amuesa de falta de sensibilidá para colo asturiano que carauteriza al “Principado”, hai que reconocer que la presentación en FITUR resultó un auténticu ésitu y contribuyó de forma notable a esa dignificación de la sidre que mos resulta tan necesario.

Otru ésitu rellevante foi la entrega de premios del X Concursu Semeyes LA SIDRA y la naguración de la esposición. La so reconocencia oficial pola Federación Estatal de Fotografía, la calidá de les semeyes presentaes, la orixinalidá y l’alta participación asítienlu nun planu de referencia que validen la so importante contribución a la cultura asturiana de la sidre.

Nun podemos tampoco dexar de mentar el nuevu impulsu de la DOP Sidre d’Asturies, non solo polo que supon pa ella la nueva marca de Sidreríes d’Asturies, onde se garantiza necesariamente la so presencia, sinón porque too paez indicar que va procedese a la necesaria ampliación de les races de mazana asturiano reconocíes pa la mesma. Ye necesario, ye un pasu importante.

Y al mediu plazu yá tenemos en perspeutiva la prósima naguración de la temporada sidrera, cola Primer Sidre l’Añu, y el yá míticu Sidracrucis. Sí, esti añu les coses paecen pintar bien.

Entamu

Escomienza un nuevu añu, y failo bien no que cinca a la sidre. Viemos cómo nestes pasaes feches la sidre foi recuperando protagonismu y espacios nel panorama asturianu, y ye un bon momentu pa plantegase avanzar nos retos que tenemos presentes y prepararase pa los qu’ensin dubia van dir apaeciendo.

La diversificación de la sidre, tantu na so presentación como nes sos múltiples variedaes y espresiones, la indispensable internacionalización del productu -y na midía lo posible de la cultura que la arrodia-, la reconocencies social y l’afitamientu de la sidre ellaborao con mazana asturiana, y en consecuencia’l llantíu de nueves pumaraes y la seleición de nueves variedaes, la reivindicación de la sidre nel campu gastronómico, lliberada de los tópicos que nel so momentu quinxeron restrinxila a pocu más qu’un aperitivu, o’l desendolcu del sidreturismo, remarcando’l so calter identitariu,,.

Yá nel tarrén más políticu, onde se riquier un apueste firme pol productu y el seutor, esperamos siguir cuntando cola implicación de los Conceyos asturianos. Nel mesmu sen esperamos que nesti nuevu añu’l Principáu” dexará de rializar los sos brindes isititucionales con vinu español”, y sobro too que tome cartes na falta d’una normativa común pa la sidre na Xunión Europea, falta pola que’l seutor pierde añalmente dellos millones d’euros na so promoción, Asina mesmo, tamién tienen pendiente la incluxón de la sidre, el so manexu y conocencia, nos planes d’estudiu de la hostelería asturiana, la reconocencia de la figura profesional del echaor, como un auténticu sumiller de la sidre, l’aniciu d’una titulación d’enoloxía centrada nel mundiu de la sidre, el compromisu y sofitu al seutor sidreru, dende los cosecheros fasta les sidreríes, como elementos que conxuguen el desendolcu económicu cola capacidá identitario, y por supuestu la consecución de la declaración pola UNESCO de la cultura asturiana de la sidre como padremuñu inmaterial de la humanidá, daqué qu’otros proyeutos qu’escomebzaron al empar yá algamaron, mentes que’l “Principado” entá nun llegó a presentar la candidatura.

Esperamos tamién qu’esti añu s’esclarie’l futuru del Muséu de la Sidre de Nava, y que nun acabe siendo solo un reclamu turísticu y sí el necesariu cientru d’estudiu, divulgación y desendolcu de la sidre asturiano y la so cultura. Y por supuestu, tenemos la certidume de que n’esti añu qu’escomienza la sociedá asturiana va siguir fondamente comprometía cola so bébora patrio, aidando a la so espansión y desendolcu y sabiendo integrar dientru la nuesa identidá colleutiva toles espresiones y desendolcos que se vaigan xenerando al so alredior.
Ye Asturies, y la sidre ye la nuesa bébora.

Editorial

Comienza un nuevo año, y lo hace bien en lo que a la sidra se refiere. Hemos visto cómo en estas pasadas fechas la sidra ha ido recuperando protagonismo y espacios en el panorama asturiano, y es un buen momento para plantearse avanzar en los retos que tenemos presentes y preparase para los que sin duda irán apareciendo.

La diversificación de la sidra, tanto en su presentación como en sus múltiples variedades y expresiones, la indispensable internacionalización del producto -y en la medida de lo posible de la cultura que lo rodea-, el reconocimientos social y el afianzamiento de la sidra elaborada con manzana asturiana, y en consecuencia la plantación de nuevas pomaradas y la selección de nuevas variedades, la reivindicación de la sidra en el campo gastronómico, liberada de los tópicos que en su momento quisieron restringirla a poco más que un aperitivo, o el desarrollo del sidraturismo, remarcando su caracter identitario,,.

Ya en el terreno más político, donde se requiere una apuesta firme por el producto y el sector, esperamos seguir contando con la implicación de los Ayuntamientos asturianos. En el mismo sentido esperamos que en este nuevo año el “Principado” dejará de realizar sus brindis insititucionales con “vino español”, y sobre todo que tome cartas en la falta de una normativa común para la sidra en la Unión Europea, carencia por la cual el sector pierde anualmente varios millones de euros en su promoción, Así mismo, también tienen pendiente la inclusión de la sidra, su manejo y conocimiento, en los planes de estudio de la hostelería asturiana, el reconocimiento de la figura profesional del escanciador, como un auténtico sumiller de la sidra, la creación de una titulación de enología centrada en el mundo de la sidra, el compromiso y apoyo al sector sidrero, desde los cosecheros hasta las sidrerías, como elementos que conjugan el desarrollo económico con la capacidad identitaria, y por supuesto la consecución de la declaración por la UNESCO de la cultura asturiana de la sidra como patrimonio inmaterial de la humanidad, algo que otros proyectos que comenzaron a la vez ya han conseguido, mientras que el “Principado” aún no ha llegado a presentar la candidatura.

Esperamos también que este año se aclare el futuro del Muséu de la Sidre de Nava, y que no acabe siendo solo un reclamo turístico y sí el necesario centro de estudio, divulgación y desarrollo de la sidra asturiana y su cultura. Y por supuesto, tenemos la certeza de que en este año que comienza la sociedad asturiana seguirá profundamente comprometida con su bebida patria, ayudando a su expansión y desarrollo y sabiendo integrar dentro de nuestra identidad colectiva todas la expresiones y desarrollos que se vayan generando a su alrededor.

Es Asturies, y la sidra es nuestra bebida.

Finalizada la mayada en la práctica totalidad de los llagares, y con la sidra en pleno proceso de fermentación en toneles y tinos, es el momento de dejar que la naturaleza siga su curso y lleve a buen término todo el esfuerzo realizado.

Nuevamente en navidades las celebraciones se repiten y los encuentros festivo-gastronómicos con compañeros, amigos y familiares son una feliz constante que hay que aprovechar para recorrer el amplio abanico de sidra que tenemos en el mercado, comenzando por la natural para seguir con la de nueva expresión, la brut, la achampanada, la sidra de hielo, el licor de sidra, el aguardiente de sidra... sin olvidar la sidra dulce para quienes por edad, causas físicas o decisión personal quieran evitar el alcohol.

Momento también de felicitar a los valencianos, cuyas Fallas acaban de ser declaradas Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, mientras que la Cultura Asturiana de la Sidra, que comenzó su campaña al mismo tiempo, sigue pendiente de que el “Principado” presente la candidatura. No hace falta resaltar la trascendencia que tendría para la sidra haber conseguido este reconocimiento, desde una perspectiva socio-cultural por supuesto, pero especialmente en el plano económico, para el sector de la sidra, la hostelería y el turismo. Nos faltan palabras para calificar la actuación del “Principado”, decir tan solo que la falta de un gobierno realmente asturiano, que mire por lo nuestro, nos cuesta cada vez más caro a los asturianos.

Pese a todo ello la sidra avanza, y se observan nuevas actitudes. Ya no oímos la vieja cantinela de “la sidra ha tocado techo” y cada vez es más frecuente escuchar a los llagareros hablar de nuevos proyectos, tratar de lo mucho que se está haciendo y lo mucho que está por hacer, plantearse objetivos cada vez más ambiciosos, tanto en lo que a la calidad se refiere como a la expansión del producto en mercados nacionales e internacionales.

Son buenos tiempos, sin duda, se está trabajando bien y se recogen los frutos. El año que viene aún será mejor.

Entamu

Finada la mayada na práutica totalidá de los llagares, y cola sidre en plenu procesu de formientaura en toneles y tinos, ye’l momentu de dexar que la natura siga’l so cursu y lleve a bon términu tol esfuerzu rializáu.

De nueu en navidaes les cellebraciones repitense y los alcuentros festivu-gastronómicos con compañeros, collacios y familiares son una feliz costante qu’hai qu’aprofitar pa percorrer l’ampliu abanicu de sidre que tenemos nel mercáu, escomenzando pola natural pa siguir cola de nueva espresión, la brut, l’axampanada, la sidre de xelu, el llicor de sidre, l’auguardiente de sidre... ensin escaecer la sidre dulce pa quien por edá, causes físiques o decisión presonal quieran evitar l’alcol.

Momentu tamién de felicitar a los valencianos, cuyes Falles acaben de ser declaraes Patrimoniu Inmaterial de la Humanidá pola UNESCO, mentes que la Cultura Asturiana de la Sidre, qu’escomenzó la so campaña al mesmu tiempu, sigue pindia de que’l “Principado” presente la candidatura. Nun fai falta resaltar la trescendencia que tendría pa la sidre consiguir esta reconocencia, dende una perspeutiva socio-cultural por supuestu, pero especialmente nel planu económicu, pal seutor de la sidre, la hostelería y el turismu. Fáltenmos palabres pa calificar l’actuación del “Principado”, dicir na más que la falta d’un gobiernu realmente asturianu, que mire polo nueso, cuéstamos ca vegada más caro a los asturianos.

Magar tou ello la sidre avanza, y adíquense nueves actitúes. Yá nun sentimos la vieya romandela de “la sidre tocó techu” y ca vuelta ye más frecuente oyer a los llagareros falar de nuevos proyectos, tratar de lo muncho que se ta faciendo y lo muncho que ta por faer, plantegase oxetivos ca vegada más ambiciosos, tanto no qu’a la calidá se refier como a la espansión del productu en mercaos nacionales ya internacionales.

Son bonos tiempos, ensin dulda, ta trabayándose bien y recuéyense los frutos. L’añu que vien entá va ser meyor.

Editorial

Noviembre es el mes de la manzana, cuando suele “pañase”, cuando los llagares empiezan a “mayar” y van llenándose tinos y toneles con la sidra dulce. Así mismo es tiempo de amagüestos, el maravilloso ritual en el que la sidra comparte protagonismo con ese otro producto tan nuestro como es la castaña, y que tiene en Gascona una de sus más destacadas representaciones.

Es por lo tanto buen mes, y las noticias que lo acompañan van en esa dirección.

En primer lugar hay que aplaudir el acuerdo unánime de la Xunta Xeneral del “Principado” a favor de nuestra bebida patria, aprobando medidas para su potenciación y para evitar la discriminación de que sistemáticamente es objeto por parte de los medios de comunicación estatales, que suelen obviarla en beneficio del vino y el cava. Era necesario y es algo que no nos esperábamos de una institución que hasta la fecha siempre ha hecho público desprecio de la sidra, por ejemplo con sus brindis oficiales con “vino español” y la escasez de apoyos al sector.

Es cierto que el “Principado” es una institución de muy escaso ámbito competencial, dictada desde Madrid y que nunca se nos permitió refrendar a los asturianos, pero ahora mismo es lo único que tenemos, y es su obligación defender los intereses de Asturies, y cuando lo hace, como es el caso con la Proposición No de Ley aprobada, hay que felicitarlos, y esperar que dicho acuerdo tenga una expresión práctica.

Por otra parte, desde LA SIDRA continuamos realizando “Sidrocoles” por todo el país, una experiencia de difusión de la cultura asturiana de la sidra entre los niños y niñas asturianos que no solamente resulta muy gratificante, sino que observamos como da sus frutos, consiguiéndose transmitir una idea mucho más rica de lo que es la sidra, y sobre todo de la cultura asturiana de la misma que se ha generado en su entorno. El ejemplo ha prosperado y cada vez es más frecuente la realización de mayadas populares, tanto en escuelas como en fiestas y celebraciones varias. Es importante.

duque_peq3.jpg

01127026
Güey / Today
Ayeri / Yesterday
Nesta Selmana /This Week
Na Caber Selmana /Last Week
Nesti Mes /This Month
7634
11824
36612
39648
126561