La aprobación de la sidra como bebida institucional del Ayuntamiento de Xixón marcará probablemente el año sidrero, no solo porque este municipio sea el mayor y más dinámico de Asturies, sino porque esta declaración es la más completa de todas las que han venido aprobándose por los distintos ayuntamientos asturianos al contemplar una expresión práctica de tal declaración aportándole un componente socio-económico de primer orden al vincularlo a la imagen de la ciudad y a la promoción turística de la misma, lo que supondrá un mecanismo de retroalimentación que redundará en beneficio de los xixoneses en particular y de los asturianos en general.
 
Y sigue la actualidad de la sidra en Xixón, porque ya tenemos aquí a la Primer Sidre l’Añu, el evento sidrero más especial con el que se inicia la temporada sidrera asturiana y que recupera la primera sidra como un valor enológico y socio-cultural enmarcándose en la dinámica de las espichas tradicionales, donde todo gira en torno a la sidra del año y donde se expresa nuestra cultura de la sidra en toda su amplitud.
 
El Sidracrucis, la fervorosa procesión sidrera dispuesta a arrancar, y siempre con escasez de plazas para la demanda que hay. Otra forma de celebrar la semana santa, opta solo para los muy sidreros, que este año, al igual que la PSLA contará con sidra dulce y sidra sin alcohol, para facilitar la participación de abstemios y menores de dieciséis años.
 
Por lo demás, el “Principado” sigue dándonos dolores de cabeza, y si bien la aprobación definitiva de su “ley de drogas” amnistía parcialmente a nuestra bebida patria, acaba cediendo a las presiones de Madrid y prohibiendo el consumo de sidra hasta los 18 años, un absoluto sinsentido si se tiene en cuenta que la juventud asturiana tiene mucho menos problemas de alcoholismo que la española, por más que esta legislación fuera más restrictiva. El vicio de prohibir en lugar de la virtud de educar, y el servilismo endémico del “Principado”. Es lo que hay.
 
Y en fin, que está toda la sidra acabando de fermentar; y dicen los llagareros que este año mucho y bien, que la manzana era buena y el tiempo ayudó. Todo son buenas noticias, estupendas espectativas.

Vidiu resume en semeyes de la revista LA SIDRA Nb. 134. Correspuendiente a Febreru de 2015.

 LA SIDRA.- Obra del nuesu collaboraor Lujó Semeyes, autor tamién de les semeyes qu'apaecen nel mesmu, y al que comu nun podía ser d'otra miente peragradecemos-y esti guapu trabayu.

Vidiu resume en semeyes de la revista LA SIDRA Nb. 133. Correspuendiente a Xineru de 2.015

 http://youtu.be/sRMnSZyexoc?list=UUTmoZMqrg3I6PqEzPVKhvnw

LA SIDRA.- Obra del nuesu collaboraor Lujó Semeyes, autor tamién de les semeyes qu'apaecen nel mesmu, y al que comu nun podía ser d'otra miente peragradecemos-y esti guapu trabayu.

 

 

 

Avanza la sidra en tinos, pipas, bocóis y toneles anunciando una nueva temporada sidrera en la que tendremos ocasión de comprobar la bondad de las prediciones hechas en el momento de pañar la manzana.
 
Es tiempo de esperanzas y también de preocupaciones para los llagareros, los industriales y los caseros, que ven como acaba de perfilarse un producto en el que tienen fiado mucho más que una inversión económica, que es fuente de vida y satisfacción, alegría en llagares, sidrerías, romerías y fiestas de todo tipo en las que la sidra inevitablemente está presente o es directamente protagonista.
 
Y ya el mes que viene tendrá lugar el Concursu a la Meyor Primer Sidre l’Añu, el único de todos los existentes dedicado expresamente a la sidra recién hecha, sin trasegar, que precisamente busca potenciar esta sidra tan auténtica y tradicional a la que la excesiva rapidez de la industrialización de los llagares hizo prácticamente desaparecer. La sidra, como elemento vivo que es, hay que ir apreciándola en las diferentes fases de fermentación/maduración, y conocerla desde el primer momento resulta imprescindible para cualquier amante de la misma.
 
Por eso presentamos la Primer Sidre l’Añu, que ya está en su sexta edición y que volverá a marcar el inicio de la Temporada Sidrera Asturiana presentándonos la sidra nueva en un relajado ambiente de espicha tradicional en el que habrá múltiples expresiones de la cultura asturiana de la sidra, con música y tonada asturiana, catas guiadas, juegos para niños, y cómo no, el Concursu de Sidre Casero fecho en maera, porque la tradición no solo hay que mantenerla, hay que potenciarla.
 
Por supuesto, el Sidracrucis arranca motores y ya se está organizando la procesión asturiana más sidrera de toda la Semana Santa, a la que hay que ir por lo menos una vez en la vida.
 
Por otra parte ahí siguen los del “Principado” liándola con su “Ley de Drogas” en la que han implicado a la sidra, aunque ahora “la indultan” pero menos, porque van a prohibir beber sidra hasta los 18 años, y los llagares pasarán a ser poco menos que un laboratorio de drogas ¿por qué no nos dejarán en paz? ¿Por qué no tendremos un gobierno asturiano que defienda nuestros intereses y no un “Principado” que nos machaca? 
 
Nos quedamos sin palabras para definir su última invención, “Sidrerías de Calidad”. Han encargado un bonito logo –despreciando a nuestra lengua de nuevo- pero sin ningún tipo de contenido ni reglamento que desarrolle el concepto. ¿Esto es normal?. Así nos va.

ENTAMU
 
Avanza la sidre en tinos, pipes, bocóis y toneles anunciando una nueva temporada sidrera na que vamos tener ocasión de comprobar la bondá de les prediciones feches nel momentu de pañar la mazana.
 
Ye tiempu d’esperances y tamién d’esmoliciones pa los llagareros, los industriales y los caseros, que ven comu acaba de perfilase un productu nel que tienen fiáu muncho más qu’una inversión económica, que ye fonte de vida y prestu, allegría en llagares, sidreríes, romeríes y fiestes de toa triba nes que la sidre inevitablemente ta presente o ye direutamente protagonista.
 
Y yá el mes que vien va tener llugar el Concursu a la Meyor Primer Sidre l’Añu, l’únicu de tolos esistentes dedicáu espresamente a la sidre recién fecho, ensin  trasegar, que precisamente busca potenciar esta sidre tan auténtico y tradicional a la que la escesiva rapidez de la industrialización de los llagares fixo prácticamente esaniciar. La sidre, comu ellementu vivu que ye, hai que dir apreciándola nes distintes fases de forrmientaura/maduración, y conocela dende’l primer momentu resulta imprescindible pa cualisquier amante de la mesma.
 
Por eso presentamos la Primera Sidre l’Añu, que yá ta na so sesta edición y que tornará a marcar l’entamu de la Temporada Sidrera Asturiana presentándomos la sidre nuevo nun relaxáu ambiente d’espicha tradicional nel que va haber múltiples espresiones de la cultura asturiana de la sidre, con música y tonada asturiana, tasties guiaes, xuegos pa neños, y cómu non, el Concursu de Sidre Caseru fecho en maera, porque la tradición non solo hai que caltenela, hai que da-y puxu.
 
Por supuestu, el Sidracrucis arrinca motores y yá ta entamándose la procesión asturiana más sidrera de tola Selmana Santa, a la qu’hai que dir a lo menos una vegada na vida.
 
Per otra parte ende siguen los del “Principado”” enguedeyándola cola so “Llei de Drogues” na qu’implicaron a la sidre, anque agora “indúltenla” pero menos, porque van prohibir beber sidre fasta los 18 años, y los llagares van pasar a ser pocu menos qu’un llaboratoriu de drogues ¿por qué nun mos dexarán en paz? ¿Por qué nun tendremos un gobiernu asturianu que defenda los nuesos intereses y non un “Principado” que mos machuca? 
 
Quedamos ensin pallabres pa definir la so postrer invención, “Sidrerías de calidad”. Encargaron un llogu bien guapu –despreciando a la nuesa llingua de nuevu- pero ensin dengún tipu de conteníu nin reglamentu que desendolque’l conceutu. ¿Esto ye normal?. Asina mos va.

Vidiu resume en semeyes de la revista LA SIDRA Nb. 133. Correspuendiente a Xineru de 2.015

LA SIDRA.- Obra del nuesu collaboraor Lujó Semeyes, autor tamién de les semeyes qu'apaecen nel mesmu, y al que comu nun podía ser d'otra miente peragradecemos-y esti guapu trabayu.

EDITORIAL  
 
Tras unas fiestas navideñas en las que las sidras espumosas han recuperado el debido protagonismo, comienza el año con la nueva sidra fermentando en los llagares y la expectativa a corto plazo del inicio de la temporada sidrera con la Primer Sidre l’Añu.
Mientras llega y no esta primera sidra, la oferta sidrero-gastronómica sigue destacando de forma imparable: fabes, callos, cachopos, pescados y mariscos convenientemente acompañados por sidra.
 
Pero sobre todo ahora estamos en temporada de oricios, ese manjar imposible de disfrutar si no es con sidra, y que como tantas otras cosas, ascendió de comida popular a prácticamente capricho de gourmet. Festivales del oriciu en Bañugues, Güerres, Ribeseya…. y oricios prácticamente en todas las sidrerías asturianas; una excelente perspectiva.
 
Todo anuncia un buen año para la sidra, salvo la vergonzosa amenaza que nos llega del “Principado” con un proyecto de ley en materia de drogas que equipara a la sidra con drogas como la heroína. Un nuevo despropósito que nos viene de quien en principio debiera defender nuestros intereses. En cualquier caso no parece que vaya a aprobarse con su redacción original y muy probablemente se vean obligados a mantener un estatus diferenciado para la sidra, no en vano la cultura asturiana de la sidra ha sido declarada Bien de Interés Cultural
 
Pero el daño ya está hecho, han desprestigiado a la sidra, y muy probablemente prohibirán su consumo hasta los 18 años. Una aberración sin sentido cuando la legislación asturiana, basada en nuestra cultura sidrera, obtiene muchos mejores resultados frente al alcoholismo en la juventud que la española, mucho más restrictiva. Parece que tenemos el enemigo en casa.
 
En otro sentido, la internacionalización de la sidra asturiana es un hecho imparable. Tanto la sidra tradicional como las nuevas sidras van estando presentes en los eventos internacionales, siendo cada vez más conocida y reconocida, generando un auténtico fenómeno de turismo sidrero que constituye de por sí un nicho económico que comienza a desarrollarse y que tiene una muy interesante proyección.
 
También vamos conociendo más a las sidras de otros países, y es importante que al igual que integramos las nuevas sidras que nos ofrecen los llagares asturianos, también vayamos apreciando sidras que se elaboran en otros países, que en última instancia también forman parte de nuestra cultura sidrera, porque ninguna sidra nos puede ser ajena.

ENTAMU

Tres unes fiestes nadaliegues nes que les sidres esplumoses recuperaren el debíu protagonismu, escomienza l’añu cola nueva sidre formientando nos llagares y la espeutativa a curtiu plazu del entamu de la temporada sidrera cola Primer Sidre l’Añu.

Mentes llega y non esta primer sidre, la ufierta sidrero-gastronómica sigue destacando de mena imparable: fabes, callos, cachopos, pexe y mariscu comenientemente acompangaos por sidre.

Pero sobro too agora tamos en tiempu d’oricios, esi manxar imposible d’esfrutar si nun ye con sidre, y que comu tantes otres coses, ascendió de comida popular a práuticamente caprichu de gourmet. Festivales del oriciu en Bañugues, Güerres, Ribeseya… y oricios práuticamente en tolos chigres asturianos; una escelente perspeutiva.

Too anuncia un bon añu pa la sidre, salvo la vergoñosa menacia que mos llega del “Principado” con un proyeutu de llei en materia drogues qu’equipara a la sidre con drogues comu la heroína. Un nueu despropósitu que mos vien de quien en principiu debiere defender los nuesos intereses. En cualisquier casu nun paez que vaiga aprebase cola so redaición orixinal y mui probatiblemente véanse obligaos a caltener un estatus diferenciáu pa la sidre, non en vanu la cultura asturiana de la sidre foi declarada Bien d’Interés Cultural.

Pero’l dañu yá ta fechu, desprestixaren a la sidre, y mui probatiblemente prohibirán el so consumu fasta los 18 años. Una aberración ensin xacíu cuandu la llexislación asturiana, encontiada na nuesa cultura sidrera, obtién munchos meyores resultaos frete al acolismu na mocedá que la española, munchu más restrictiva. Paez que tenemos l’enemigu en casa.

Notru sen, la internacionalización de la sidre asturiano ye un fechu imparable. Tanto la sidre tradicional comu les nueves sidres van tando presentes nos eventos internacionales, siendo ca vuelta más conocía y reconocía, xenerando un auténticu fenómenu de turismu sidreru que costitúi de por sigo un nichu económicu qu’escomienza a desendolcase y que tien una perinteresante proyeición.

Tamién vamos conociendo más a les sidres d’otros países, y ye imortante qu’al igual qu’integramos les nueves sidres que mos ufierten los llagares asturianos, tamién vaigamos apreciando sidres que s’ellaboren notros países, qu’en postrer istancia tamién formen parte de la nuesa cultura sidrera, porque denguna sidre mos pue ser ayena.


duque_peq3.jpg

02039002
Güey / Today
Ayeri / Yesterday
Nesta Selmana /This Week
Na Caber Selmana /Last Week
Nesti Mes /This Month
Nel Caber Mes /Last Month
8743
10825
45065
914011
278576
211993